Albenos y el Culto del Viento IV (Broken Shores)


Rol en solitario de Broken Shores para el II Certamen Jugando Solo RPG.

Sesiones previas: Primera, Segunda, Tercera.

CUARTA SESIÓN

La primera fase de la siguiente mañana exploramos las ruinas encontradas el día anterior. Compruebo las expectativas de la situación con el Índice de Caos: lo esperado, así que seguiré las pautas para ruinas de Broken Shores.

Lo primero es conocer qué tipo de ruinas son (la función para la que se construyeron, no afecta a las mecánicas, pero colorea el ambiente), su tamaño y particularidades (como que se estén derrumbando durante la exploración), y obtengo unas catacumbas de tamaño medio sin peculiaridades.

Día 24 – Llegamos a la montaña y nos internamos en el interior de las catacumbas.

Primera sala – sobria entrada hacia una catacumba; encuentro un Hueco, consumido por la magia, que es sorprendido y caen los garrotes sobre él hasta que lo hacemos pulpa mientras su manos refulgen con el fuego de otro mundo. Envuelto en unos trapos, encontramos un vial de perfume y llaves para las puertas de la ruina.

Roca pulida, abierta hacia la montaña. Muros sobrios se alargan en la sombra. Cuerpo pálido, telas podridas, pies que flotan en el aire, fuego innatural que danza en las manos.

¡Es la primeravez que hay combate! Pero no muy largo. El Hueco (en el original en inglés es «Broken», pero el mismo epíteto se usa para los Quebrados, así que… Hueco) es una cáscara, el resto de un hechicero consumido por la magia descontrolada de esta ambientación, que sólo puede ser canalizada con seguridad a través de fragmentos divinos. La sorpresa facilita la paliza soberana que los personajes propinan a la abominación, pero su sola presencia ya me dice algo sobre este lugar: ¿tal vez el hechicero tomó las ruinas y enloqueció en sus experimentos? Mythic me dice que sí.

El tamaño medio de la ruina significa que hay que tirar 1d8 por cada nueva sala, y un 1 o un 2 implica que el dado cae a 1d6. Cuando cae por debajo de 1d4 se han agotado las salas. El resultado… 2.

Segunda sala – estatua desfigurada de un dios muerto en una sala circular con nichos. Tanteamos toda la superficie, y Umberu parece extrañamente encantado de que no desistamos. Al fin encontramos en torno a una letras pétreas e ilegibles, un pasadizo que desciende y se bifurca, pero una de las cámaras se ha desplomado.

Dios pétreo, escudo quebrado en la oscuridad perpetua; rostro de centurias desfiguradas, olor a sal y a la tranquilidad de la tumba.

Buscamos minuciosamente todas las salas, que en este juego se generan aleatoriamente, y compruebo encuentros aleatorios cada dos turnos de exploración (aproximadamente diez minutos por turno), pero no hay encuentros.

La estatua la he obtenido entre los resultados posibles para salas. Como esto es una catacumba, he seguido el pensamiento de que esto fueran nichos.

Intento entrar en una sala, pero obtengo el desplome previo, el resultado del dado… 1, así que cae a d4. Compruebo otra vez para el acceso posible y… 2, así que la siguiente es la última sala.

Sala final – una sala ceremonial con dos espejos contrapuestos y figuras de trapo y hierbajos. El trabajo del hechicero demente interrumpido, restos rituales abundan por el suelo de piedra gastada. Cuando soy reflejado, una de las figuras de trapo se abre a la manera de un capullo de un insecto que revienta, y un gemelo perverso que imita mi cuerpo y faciones salta desde él.

¿Cómo ha ocurrido esto? El contenido de la sala en esta ocasión debe determinarse con dos palabras aleatorias según el resultado en Broken Shores y obtuve Segregar e Imitación. Como el lugar fue tomado por el hechicero antes de convertirse en Hueco, he pensado que ésta era su sala ceremonial, y de ahí vino la idea de que este lugar podía generar imitaciones descontroladas.

La abominación ataca por sorpresa y el impacto me lanza contra la pared, me tira al suelo y allí me destroza con un golpe feroz contra el hombro. Umberu es capaz de golpear su cráneo varias veces, hasta que vuelve a parecer un muñeco de trapo. Después descubre una jarra con viejas monedas de plata.

Distorsionado, mi propio rostro me escupe dolor; su músculo bulle con ira homicida, una retorcida maldad más allá del velo que me vence.

La aparición del gemelo nos tomó por sorpresa, utilicé la tabla de acciones de combate para oponentes presente en Broken Shores, el gemelo decidió atacar y el ataque fue un crítico. Además, fallé la defensa. Me costó 15 de los 20 puntos de salud del personaje. Umberu hizo daño regular con su ataque, pero no suficiente para tumbarlo. Mientras me incorporaba, el gemelo atacó de nuevo y no pude defender con una tirada más alta (estoy utilizando las modificaciones al combate del suplemento Egrastea Reborn). El daño me dejó a -1, pero ése no es el fin en este juego.

Umberu logra acabar con el gemelo malherido tras una danza de tiradas opuestas que le deja en sus tres últimos puntos de salud. Después me da tratamiento y me alegro de que hiciera vendajes y emplastos en esos días pasados en campamento. Cuando tiro en la tabla de consecuencias, resulta que Albenos estará incapacitado durante una semana.

Hemos completado la ruina en 11 turnos de exploración, incluyendo paradas, descansos y búsquedas minuciosas.

Umberu me rescata y lleva al campamento, donde debo descansar durante una semana de las terribles heridas mientras cubre nuestra presencia. Se asegura de atenderme y traer víveres y después regresa al mar, pues no puede posponer su viaje por más tiempo.

Amigo, que el viento te guíe, pues me has traído la vida.

Día 38 – Acabo una armadura de pieles y hueso para protegerme en el futuro. Cuando exploro en la selva, un repentino vórtice de púrpura absorbe aquello que toca y abrasa mis brazos mientras me agarro al suelo para no ser absorbido.

Día actual: 40

Pasan muchos días, primero para recuperarme, después para reunir más suministros y fabricar la armadura: es una locura arresgarse a explorar sin una. Compruebo la expectativa de si Umberu se queda conmigo en Mythic y obtengo un «No». Tiene sentido que regrese a sus intenciones de marchar a la gran barcaza de Linjen, así que se marcha en cuanto puedo moverme.

Durante la semana que Umberu se queda él reúne víveres para ambos y hago una comprobación de Sigilo para ver si nuestra presencia se detecta y para cubrir los siete días de una vez, en lugar de tirar encuentros cada día, y él la pasa.

En la siguiente exploración encuentro más selva iregular y otra amenaza (el vórtice) y, tras fallar la tirada de Coordinación, recibo 6 de daño, así que decido descansar un par de días más en el campamento – y las tiradas de encuentro son benévolas.

Mapa de la isla tras la cuarta sesión

Comentarios: acabar molido a palos en la primera exploración de una ruina no me ha sorprendido. Afortunadamente, ir acompañado ayuda a sobrevivir. La tabla de acciones de combate para oponentes es fácil y rápida de consultar y añade variaciones interesantes. El juego es difícil, aunque tomando cuidado se pueden superar los retos. No fabricar una armadura antes fue un error.

Continú en la quinta sesión.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *